IRÁN. DATOS BÁSICOS

.

.

SANYO DIGITAL CAMERA

ISFAHAN

SEGURIDAD

La mayor parte del país es totalmente seguro para el turista. Como en tu ciudad o en la mía, no es conveniente ir enseñando el dinero ni objetos de valor, pero el robo (con fuerza) es muy raro y si bien es verdad que se da a veces el hurto (al descuido), es tan fácil de evitar como no dejar la mochila de mano sin vigilar o el bolsillo abierto.

Tema diferente es el de las fronteras con Iraq y sobre todo con Paquistán. En este último punto se han dado casos de tribus que han raptado turistas para luego pedir un rescate. Si tu viaje va a incluir alguna de estas rutas informate bien sobre cómo cruzar esas fronteras. Todos los paquetes y la mayoría de rutas que hacen los turistas, no se acercan a esos puntos.

El mayor peligro que vas a encontrar en las ciudades es el de sufrir un atropello. No entraré a juzgar si conducen bien o mal, pero puedo asegurar que lo hacen de una manera “diferente” a la que estamos acostumbrados los europeos. Conviene pues aprender sus normas y maneras de cruzar la calle

CLIMA

         Irán es un país de climas extremos y el tamaño de su territorio (1200 km de norte a sur) hace que este varíe mucho de un punto al otro. Dicen los locales que la mejor época para visitarlo es primavera aunque te recomendamos no dar por bueno un consejo tan simple y antes de emprender viaje estudiarte bien la ruta y adecuarla a la temperatura con la que te vas a encontrar. Para que te hagas una idéa, en el mes de diciembre o enero, en el norte del país, en Teherán las temperaturas oscilan entre los 3 y 9 grados centígrados. Sin embargo en el sur, por ejemplo en Bander Abbas oscilan entre los 30 y los 22 grados centígrados. Es decir que mientras en un punto necesitas ropa de invierno, en otro te sobra todo. Aquí puedes comprobar las temperatuaras por zonas.

El frío del invierno es seco y por tanto soportable, pero prepárate para pasar un calor infernal cada vez que entres en cualquier sitio cubierto; con una de las mayores reservas de gas natural del mundo, Irán no se queda corto a la hora de encender la calefacción y hay que llevar siempre prendas que se puedan quitar con facilidad para quedarse si es necesario, en mangas de camisas. No es una broma. Incluso en los autobuses de línea hace un calor infernal.

El calor del verano es insoportable en el sur donde a veces las temperaturas superan los 40 grados centígrados.

DINERO.

Aunque estando ahí a veces cueste creerlo, Irán es un país embargado y por tanto no funcionan las tarjetas de crédito europeas ni americanas. Solo aquellos que tengan cuentas en los países limítrofes del Golfo Pérsico como Omán o Emiratos pueden hacerlo. Eso quiere decir que solo podrás usar tarjetas tipo Visa o Mastercard en grandes hoteles o en tiendas -casi siempre de alfombras-, que tengan acuerdos con bancos extranjeros.

Por lo tanto. DEBES LLEVARTE todo lo que necesites en efectivo. Procura llevarte algo de sobra por si pasa algo puesto que una transferencia bancaria puede tardar cinco o más días en llegarte.

A la hora de cambiar admiten tanto euros o dólares sin problemas, los hoteles no ponen problema para que les pagues en estas monedas a menos que sean pequeños y “de los muy baratos” y el cambio es igual o mejor en la calle y cajas de cambio que en el banco. Además una oficina bancaria tarda mucho en realizar la operación puesto que te pide el pasaporte, firma, lo fotocopia etc.

VESTIMENTA:

Las mujeres sean o no musulmanas deben cubrirse el pelo con un pañuelo. Teóricamente este debe tapara la totalidad del pelo, pero las iranís modernas, muestran parte de este con peinados extravagantes, mechas y todo lo que se les antoja. Aún así la ley lo prohibe y en las grandes ciudades “patrullan” mujeres voluntarias recordando que hay que taparse adecuadamente.

Las mujeres tampoco pueden enseñar los brazos, piernas o escote.

No confundir estas normas con la dejadez: Las mujeres de Irán son muy presumidas e invierten mucho tiempo en su cara (que es la parte que más enseñan), las cejas perfectamente depiladas, un cutis bien tratado y en pocos lugares se ven tantas narices fruto de la cirugía estética.

Sin entrar en discusión sobre si estas normas deberían o no estar, la mujer que no esté dispuesta a seguirlas, mejor que no se complique la vida y elija otro destino para sus vacaciones.

Los hombres visten como quieren. La vestimenta Iraní no se diferéncia mucho de la europea. Si uno quiere pasar desapercibido y va a visitar ciudades, lo mejor es llevarse la ropa normal, nada de pantalones de excursión, botas de montaña o camisas mil bolsillos que solo denotan la condición de tursita.

La etiqueta de los hombres es el traje con la particularidad que ellos nunca se ponen corbata.

IDIOMA:

El farsi no es una lengua fácil, así que hay que potenciar las dotes de mímica con las que la naturaleza nos haya dotado.

En las ciudades principales la gente habla inglés, pero cuando nos salimos de ellas a veces ni en la recepción del hotel lo dominan. Aún así, la amabilidad de la gente hace que las negociaciones lleguen siempre a buen puerto.

Un diccionario de farsi inglés de bolsillo (como el que vende lonely planet), puede ser útil. Sorprende que a veces la gente mayor no parece entenderlo (algunos temo que no sepan leerlo). En la costa sur del Golfo Pérsico, algunos no hablan Farsi y el diccionario se hace del todo inútil.

LOS NÚMEROS ( DEL UNO AL DIEZ) SON FACILíSIMOS; no te dejes impresionar por su supuesta complejidad y dedícales 10 minutos. Son imprescindibles a la hora de ver los precios, encontrar tu número de habitación o asiento de autobús. Mira la grafía y verás como es fácil.Captura de pantalla 2016-03-05 a las 11.30.28

VISADO

La información sobre el Visado par la República Islámica de Irán está aquí


 

 MENÚ IRÁN:  Inicio | Datos básicos  | Ciudades  | Curiosidades | Libros y películas  | Clima | Desplazarse |  Visados  | Fotografias

Deja un comentario