Paro. Bután

Si entras por aire el valle de Paro es lo primero que vas a ver de Bután puesto que el único aeropuerto del país está situado en este enclave. Además de ser un puerto de estrada inolvidable ya que el avión se ve obligado a rozar las colinas para poder tomar tierra, Paro es uno de los primeros valles que se abrieron al turismo y no debes tener prisa por continuar tu viaje sin visitarlo a fondo.

La ciudad se puede recorrer a pie tranquilamente y está dividida en la parte nueva, en la zona más alta y la antigua. Por sus edificios distinguirás enseguida cuál es una y cual la otra.

..

 

.

PARO DZONG BUTÁN

Esta fortaleza fue construida en el siglo 16 y está elevada en la pendiente del valle sobre el río Paro. Puedes acceder a ella por un puente sobre el río y seguir la empinada cuesta o por la carretera que asciende por detrás.

Solo se ha incendiado una vez en 1907, cosa extraña puesto que la mayoría de monasterios y fortificaciones se han tenido que reconstruir varias veces a causa de los incendios. Sobrevivió a terremoto de 1879.

Algunas escenas de la película Pequeño Buda fueron rodadas aquí.

MONASTERIO DE TAKSANG O TIGER’S NEST. EL NIDO DEL TIGRE. BUTÁN

.Junto al Dzong de Punakha es uno de los monumentos más fotografiados y conocidos de Bután. Está construido en las encrespadas rocas de una colina y cuelga literalmente sobre un acantilado de 1.000 metros. Para llegar hasta él hay que caminar una hora y media o alquilar un burro que te deja al final de la cuesta empinada. El último quilómetro y medio hay que hacerlo siempre a pie y en algún tramo no es apto par el que tenga miedo a las alturas.

..

Al margen de arquitectura y vistas es uno de los monasterios más importantes para el Budismo ya que el Guru Rinponche estuvo aquí durante su segunda visita a Bután.

Parece nuevo y de hecho lo es. Lo que ves es la réplica exacta del monasterio original que quedó destruido por el fuego en 1998 y fu reconstruido en el 2000.

Advertir que la construcción está por encima de los 3.000 metros, así que aquellos que no están habituados a la altura, tal vez sea mejor que dejen la caminata del Tiger’s Nest para el final de su viaje cuando habrán tenido tiempo de habituarse un poco. Una cosa es pasar los 3.000 en coche y otra hacerlo a pie.

Aunque hace años estaba prohibido, ahora se puede visitar el interior del monasterio, pero te obligan a dejar las cámaras de fotografía y vídeo en la puerta.

Lo normal es subir al monasterio y tras visitarlo bajar al mirador que se encuentra a unos 2.500 metros donde hay un restaurante que sirve bufette para turistas.

MUSEO NACIONAL DE BUTÁN

Está ubicado en una curiosa fortificación circular llamada Ta Dzong  y se supone que puedes seguir una ruta circular por sus seis plantas de manera que siempre vas a girar siguiendo el sentido del reloj alrededor de las figuras. En él se puede ver artesanía antigua de todo el país haciendo un repasos a la historia y en la última planta una colección de sellos de Bután.

El edificio en el que se construyó era una torre de vigilancia y de ahí su forma circular.

 

DRUKGYAL DZONG 

Fue construido en 1649 para conmemorar la victoria contra las tropas tibetanas que intentaban invadir el país. En la década de los 50 un incendio destruyó todo el complejo y ahora sus ruinas se conservan como lugar de interés patrimonial.

.

..

 

Deja un comentario