República islámica de Irán.

 

Ruinas de Persepolis.

Doy por supuesto que si te planteas viajar a Irán es porque eres una persona con la mente abierta. Si no es así igual necesitas algo de ayuda. Para empezar, y aunque no lo merezca, substituye en nombre Irán por Persia. Enseguida te darás cuenta de que a veces, un simple cambio de nombre lima muchas asperezas y rebaja los prejuicios.

Lo que sigue es una introducción a uno de los países más alucinantes de Asia. Una aproximación a un mundo rico no solo en cultura, diversidad, monumentos, paisaje y hospitalidad, sino también  a un país rico en el sentido más habitual y mundano; Gas, petróleo, energía atómica, una carrera espacial envidiada por muchos y un potencial intelectual muy superior a la media.

Irán está bien comunicado con el resto del mundo y es además y destino económico y seguro para el viajero. Eso si, el visitante tiene que estar dispuesto a seguir y respetar las mismas reglas que la República Islámica impone a sus ciudadanos. Es, en resumen, un gran descubrimiento para gente abierta de mente. Si no lo eres, este no es tu destino.

LA INFORMACIÓN SOBRE ESTE DESTINO ESTÁ EN DIVIDIDA EN LOS SIGUIENTES BLOQUES:

  Inicio | Datos básicos  | Ciudades  | Curiosidades | Libros y películas  | Clima | Desplazarse |  Visados  | Fotografias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *