BUTÁN. ADVERTÉNCIAS

Bután es un país seguro en todos los sentidos. Carreteras poco transitadas, bien cuidadas y con un parque móvil moderno, acceso a la sanidad correcto para los turistas, las instalaciones turísticas tienen un nivel de higiene alto y el país no tiene conflictos militares. La inseguridad ciudadana es inexistente y la corrupción policial y política desconocida. Aún así hay un par de cosas a tener en cuenta.

Mal de Altura:

Thimpu está a 2.300 metros y algunos pasos como Docho-La a más de 3.100. Si no estás acostumbrado a la altura tenlo en cuenta. Cuesta respirar y puedes tener dolor de cabeza

Terremotos.

Bután se encuentra en una zona de fuertes movimientos sísmicos y no son extraños los terremotos. Generalmente ocurren en la zona Este, alejada de los lugares más visitados por turistas.

Algunos terremotos:

21/09/09

Terrorismo

Aunque han sido casos muy raro y puntuales, Bután ha vivido episodios de terrorismo en el pasado.

Drogas

Las drogas están perseguidas y la posesión o el tráfico se castiga con duras penas incluso la cárcel. Aún así no es raro encontrar mariguana.

Tabaco

Los turistas pueden entrar dos cartones de tabaco pero fumar está prohibido en todo el país. La gente lo hace a escondidas y es ilegal vender el tabaco.

Importación electrónica.

Cuando entras en el país debes registrar los productos electrónicos como cámaras de vídeo, fotografía y ordenadores portátiles. A la salida comprueban que llevas el mismo número de ellos que a la entrada.

Como Borregos

Los touroperadores intentan mantener un nivel puesto que son conscientes de que sus clientes pagan un buen precio por el viaje, eso hace que lleven a todos los turistas a los mismos sitios y uno se puede sentir un “borrego”. Si quieres comer donde te apetezca, déjalo muy claro. A veces les cuesta creer que prefieras un bar típico al restaurante del hotel.

Vergüenza ajena:

pastedGraphic.pdfEn Bután el turista es muy respetado lo que hace que sus habitantes solo digan “no” a una foto en raras ocasiones. A veces los turistas parecen confundir a las personas con animales de safari y se lanzan a fotografiar personas como si estuviesen de caza. Un lamentable espectáculo.

Deja un comentario