El tren lunático. Kenya.

©tonimarques.esKENYA Y TANZANIA EN TREN.

Las vías están viejas, los pasos a nivel oxidados y año tras año se lanza el mismo aviso; “O se invierte, o los trenes desaparecerán pronto”. Y es que la época de esplendor de los trenes del Este de África desapareció hace mucho y de aquellas líneas que unían el Índico con las fronteras de la República Democrática del Congo, la mitad son cadáveres formados por vías y estaciones que nunca podrán recuperarse.
Aún así, viajar en tren por Kenya o Tanzania es todavía posible hoy en día, con ganas y humor se puede dormir en una litera de segunda después de haber cenado en el vagón comedor servido por el camarero vestido de blanco.
Si esto te evoca la imagen del Orient Express, apártala de inmediato…  Nada más lejos de la realidad; piensa más bien en un tren de cercanías con los asientos hechos jirones.

La historia del tren lunático.

La historia del tren lunático es la historia de la conquista comercial del Este de África. Esta vía, hoy destartalada fue la que permitió desarrollar y cambiar, para bien o para mal los inmensos territorios que a finales del siglo XIX pertenecían a la corona británica.

Para hacerte una idea de situación piensa que hasta hace poco más de 130 años muy pocos se habían adentrado en el continente, Speke había descubierto en lago Victoria en 1858 y el gran explorador David Livingstone estaba ilocalizable hasta que Stanley se encontró con él en 1871 en algún punto entre las actuales Uganda y Ruanda.

A finales de siglo las caravana habían abierto las primeras rutas comerciales hacia el interior para transportar marfil, café y demás tesoros que el imperio empezó a arrancar a sus territorios, pero las rutas no eran seguras y se veían obligados a dar grandes rodeos para evita animales y tribus hostiles.

En 1883 el escocés Joseph Thomson abrió una ruta donde muchos otros exploradores habían fracasado. Trazó una línea recta desde la ciudad de Mombasa, en el océano Índico hasta el lago Victoria. Una ruta que las caravanas descartaban por los peligros que entrañaba. Thomson no solo llegó con vida, si no que cubrió la ruta entre el gran lago y el mar en un tiempo récord y sin saberlo pintó el trazado del futuro tren lunático.

A finales de siglo Inglaterra decidió proveer de líneas férreas sus colonias africanas igual que había hecho en la India. Con la opinión de expertos y políticos en contra en 1896 comenzaron las obras para construir  una línea de tren siguiendo la ruta que Thomson había abierto en 1883. Aquel iba a ser el ferrocarril de Uganda que uniría el Zaire (hoy República Democrática del Congo) con el océano Indico.

Desde el principio supieron que era un proyecto faraónico. Miles de trabajadores de la India fueron llevados a las costas africanas a la fuerza para tender la vía; No se trataba solo de una obra de ingeniería si no de abrir una ruta por un territorio hostil y apenas pisado por el hombre blanco. La ruta transcurría por zonas pobladas por tribus desconocidas y sin posibilidad de conseguir abastecimiento. Para ello la vía iba a ser el cordón umbilical que uniese los campos avanzados con la civilización y por ella debían llegar todos los víveres y materiales durante la construcción del ferrocarril.

El recorrido pasaba por zonas pantanosas en las que la malaria y otras enfermedades hicieron estragos entre los trabajadores.

EL PUENTE DE PATTERSON

Entre todas las historias de penurias que se cuentan de la construcción del tren, la más escalofriantes es la de la que relató el coronel Patterson que se encargó de la construcción de un puente para el tren sobre el río Tsavo. Fue en 1898, un año de sequía en que los animales tenían hambre. De noche los leones rompían las tiendas de los trabajadores para llevárselos y comérselos. Según cuenta Patterson en el libro “The Man-eaters of Tsavo”, (Los devora-hombres de Tsavo), los leones se comieron a 135 personas antes de que pudiesen darles muerte.

©tonimarques.es

CAMBIO DE NOMBRE

Las dificultades para construir la líneas, la muerte por enfermedades, ataques de leones y las grandes pendientes que los ingenieros tenían que salvar aumentaron el coste del proyecto. Al final había triplicado el presupuesto originando fuertes disputas en Inglaterra. Por ello decidieron dejar de llamarle el tren de Uganda para llamarlo “Lunatic Express”, el Tren Lunático.
Pero a pesar de todos los problemas humanos, económicos y políticos en 1901 el Tren Lunático llegaba a Kisumo y tocaba el lago Victoria para seguir después hacia Uganda. En 1903, tras cinco millones de libras invertidas y habiendo triplicado el presupuesto inicial, el servicio se ponía en marcha.
Además de los beneficios comerciales directos, los miles de indios que habían trabajado en la construcción de la vía se quedaron en el continente y pusieron en marcha el comercio. El tren permitió trasladar los primeros barcos desmontados hasta el lago Victoria y por tanto aceleró la conquista de África.
El primer campamento estable de los obreros, a mitad de camino, y que había empezado como un asentamiento de barracas hoy es Nairobi, la capital de Kenya.
Cuando Europa dejó las colonias y dejó las infraestructuras en manos de los gobiernos locales, los trenes empezaron a morir.©tonimarques.es


©tonimarques.esAunque muchas guías de viaje dicen lo contrario y después de muchos años cerrada, en diciembre de 2003 el tramo que une la ciudad de Kisumu en las orillas del lago Victoria, con la capital del país, Nairobi, volvió a reabrirse. Aún asi conviene asegurarse antes del estado del servicio puesto que se interrumpe peridicamente.

Por tanto, cuando no hay problemas tecnicos, hoy es posible viajar del lago Victoria a Mombasa en el Índico en un día y medio.


El VIAJE

 

©tonimarques.esAntes de salir de Kisumu, el pasajero deber acercarse al lago Victoria y observar esa masa de agua inmensa que parece un océano. Hay que imaginar que hasta el año 1900 llegar hasta ahí era una proeza a la que pocos sobrevivía. Las aventuras de los exploradors africanos que pisaban este lugar buscando las fuentes del Nilo se publicaban en los períodicos solo décadas antes que el tren llegase al Victoria.

.

EL PAISAJE

©tonimarques.esComo buena parte del trayecto se hace de noche se aconseja aprovechar las horas de luz para disfrutar del paisaje. El lunático sale al anochecer de Kisumu cada tres o cuatro días para llegar a las ocho de la mañana a Nairobi. Ahí hay una parada obligada de todo el día, y otra vez al anochecer sale hacia Mombasa.

©tonimarques.esTanto si se viaja de Mombasa a Kisumu como si se hace al revés, siempre hay una parada de ocho horas en Nairobi. Ahí hay que bajar del tren y se puede dejar el equipaje en el guarda maletas de la estación. Conviene hacerlo puesto que Nairobi es una de las ciudades mas peligrosas del Este de África y los atracos son habituales incluso a la luz del día.

 


ACOMODACIÓN

Hay tres tipos de billetes.

©tonimarques.esTercera es el vagón con asientos duros.

Segunda: es una habitación de cuatro pasajeros con cuatro literas que de día se convierten en asientos. Tiene un lavamanos y se puede pedir servicio de habitaciones pagando un poco mas. Este consiste en un colchón que traen al anochecer para poner sobre el asiento. El baño esta fuera y es compartido.

Primera: Igual que el de segunda pero para dos.

AIRES DE TIEMPOS MEJORES

©tonimarques.esEl vagón comedor es la única parte del Tren Lunático que intenta conservar los aires de la época victoriana. Los camareros sudan sus chaquetas blancas desgastadas y casi transparente. Los platas con la insignia del tren y los cubiertos de alpaca sirven para un menú sencillo y que no hace honor a la mesa.
En él solo encuentras algún funcionario rico, expatriados trabajadores de las ong’s y algún mochilero.

HORARIOS

AVISO: los horarios cambian. Nosotros no somos una agéncia de viajes, esta información es orientativa.

NAIROBI -MOMBASA   De lunes a Viernes. Salida a las 19:00. Llegada a Mombasa a las 10:00 de la mañana.

MOMBASA-NAIROBI    De Martes a Domingo. Salida a las 19:00 y llegada a Mombasa a las 10:00.

NAIROBI- KISUMU        Lunes, Miércoles y Viernes. Salida a las 18:30 y llegada a Kisumu a las 8:00 de la mañana.

KISUMU – NAIROBI       Martes, Jueves y Sabado. Salida a las 18:30 y llegada a Nairobi a las 8:00 de la mañana.

RESERVAR BILLETE

Tienes dos opciones.

La más cómoda es contactar con una agéncia por internet. Te reservan el asiento, si quieres te recogen en el hotel o aeropuerto y te facilitan el trámite. Obviamente el precio que te cobran no es el del billete, pagas sus servicios.

Te dejamos algunos links. Son agéncias de viaje privadas, ninguna es oficial y nosotros no las hemos probado, lo reservamos ahí dírectamente. Buscando en internet encontrarás cien más

East Africa shuttles                         Kenya train booking                        Kenya dream holidays

Directamente en la estación.

Procura ir con tiempo en el trayecto Mombasa Nairobi. El trayecto Nairobi Kisumu suele tener plazas libres pero nunca se sabe. Si viajas en primera o seguna (muy recomendado) no esperes al útimo momento.

La web de Kenyan Railways Corporation muchas veces no funciona, pero no dejes de intentarlo.

ADVERTENCIAS

.-Comprueba antes de reservar el billete que el servicio funciona. Los trenes son viejos y cuando se rompen se tarda mucho en repararlos.

.-Al entrar en las ciudades, Kisumu, Nairobi y Mombasa, cierra bien las ventanas. El tren cruza los suburbios y a veces se cuelan para robar.

.-Durante todo el trayecto vigila tus cosas. No dejes nada de valor en la habitación porque la puerta no se cierra. Llévatelo al comedor.

.-Si tienes que pararte en Nairobi no lleves nada de valor.

 

©tonimarques.es

Slum a la entrada de Mombassa

CÓMO IR.

Hagas la ruta en la dirección que la hagas, si vas en avión harás escala en Nairobi.

Si quieres ir de Kisumu a Mombasa lo más recomendable es volar a Uganda y por tierra, bus o coche alquilado ira hasta Kisumu. Aunque veas en los mapas pintado el ferrocarril que va de Kisumu a Kampala (capital de Uganda), esa vía no funciona hace muchísimos años. Por tanto te recomendamos un billete a Entebe, aeropuerto cercano a Kampala en el lago Victoria.

Si vas ha hacer el trayecto opuesto busca billete a Mombasa para el que harás escala en Nairobi.

Hagas el trayecto que hagas, puedes reservar el billete de vuelta si no quieres volver a hacerlo en tren.

TRENES EN TANZANIA

En Tanzania una línea cruza de este a Oeste y viceversa. De Dar es Salam a Kigoma, con una variante que sube hasta Mwanza, en el lago victoria. La línea está en muy mal estado y por eso el tren viaja muy lento. Antes una línea subía hasta Arusha, pero ya no se utiliza. Todavía se ven en la orilla de la carretera los raíles abandonados.


toni marqués para livingstoneway.com


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *